Monday, April 24, 2006

En Silencio


Muchas situaciones te dejan sin palabras, a veces incluso sin poder respirar.
Viví en Nicaragua cuando había guerra. Fueron años difíciles, sentía día y noche lo que era estar en un país con pérdidas humanas, con un bloqueo económico devastador. Eran tiempos de inestabilidad absoluta, sin saber qué pasaría la mañana siguiente o en el calor húmedo de la próxima noche.
Me asaltaron imágenes de esos años, cuando ví este fin de semana, la película "Las tortugas también vuelan"
Una gran
película, me llenó de emoción, ver cómo tratan de sobrevivir niños, en la guerra de Irak, en esa guerra.
Se me apretaba
el estómago al ver tanta injusticia. Y es en esas situaciones dolorosas, donde aparece una pequeña esperanza, una luz que te roba una sonrisa. Recuerdo el personaje de "Satélite" en su bicicleta colorida y juguetona, él con su sonrisa y su hermosa mirada, nos mostraba su alma, un alma llena de lucha y esperanza, que buscaba solo un poco de amor. Y me vienen a mi memoria imágenes de niña, a pies descalzos subiéndome a los árboles para sacar mangos y pasar toda la tarde comiendo de esos manjares que me hacían tan feliz en mi querida Managua.
Ahora, me queda sólo el recuerdo y la experiencia de haber estado en mi linda y triste Nicaragua. Ahora, me queda sólo el recuerdo de esa película que me deja reflexionando, sobre la fragilidad
de la vida.

Esta estatua la creé cuando viví en Barcelona, fué mi pequeña manifestación de repudio, un
grito sordo contra "La Guerra de Irak" contra el imperialismo norteamericano

4 comments:

viajebeat said...
This comment has been removed by a blog administrator.
viajebeat said...

La guerra...algo a lo que ya deberíamos oponernos, la humanidad completa._La guerra debería condenarse como una de la más grandes estafas universales, pues los que las terminan pagando son aquellos que ni se imaginan empuñando un arma, un porcentaje a lo de los impuestos se va en armas, cuando hace rato que deberían priorizarse otras cosas como la salud y la educación para todos.

Edge said...

Cada persona se sentirá identificada con la película...

Ese es el propósito del buen cine. Mostrar en pantalla algo que deje huella y no pase desapercibido. Hacer cine no sólo comercial...

No a las películas banales!

Sí a las películas con contenido!

SalU2
T.

Millaray y Jaime said...

Hermanita linda..cada vez que veo tu trabajo, me impresionas mas, me tocas las viceras.... me enorgulleces mas...cuando lei lo de las experiencias en Nicaragua, me hiciste transportarme a esas tierras bellas que nos vieron crecer tomando las armas que hoy en dia disparamos, esas armas que derrochan Amor, Paz y Justicia en el mundo.
Chami, hermoso trabajo, alucinante tu blog. Te felicito y te amo, te pienso cada dia......
Millaray